La conversacion, Herbert. G.Lingren.

Hablo porque conozco mis necesidades,
dudo porque no conozco las tuyas.
Mis palabras vienen de mi experiencia de vida.
Tu entendimiento viene de la tuya.
Por eso, lo que yo digo, y lo que tu oyes,
puede no ser lo mismo.
Por lo que si tu escuchas cuidadosamente,
no sólo con tus oídos, sino también con tus ojos y tu corazón,
puede ser que logremos comunicarnos.
Herbert. G.Lingren

4 comments

  1. DidE

    Gracias por el comentario alfredo, lástima que haga más de dos años que lo preguntó catalina, pero más vale tarde que nunca 🙂

Deja un comentario